Exitoso Simulacro de Fiebre Aftosa en Puerto Varas

Entre el 10 y el 14 de junio se desarrolló un Simulacro de Fiebre Aftosa en Puerto Varas, actividad organizada por el Servicio Agrícola y Ganadero y que contó con la participación de representantes de COLMEVET, con el objetivo de evaluar la capacidad de los funcionarios de dicha institución frente a un eventual brote de esta enfermedad en nuestro país.

La ciudad de Puerto Varas, en la Región de Los Lagos, fue la sede donde se desarrolló el Simulacro de Fiebre Aftosa, organizado por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), que convocó a más de 250 funcionarios de la institución, en su gran mayoría médicos veterinarios; y en la que participaron los Dres. Felipe Bravo, Presidente Nacional; Francisca Di Pillo, especialista en Salud Pública; y Pedro Quintana, Presidente del Consejo Regional Chiloé, como Representantes del Colegio Médico Veterinario, que participaron en calidad de observadores de la actividad.

El objetivo de este simulacro consistió en evaluar la capacidad de los funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero para montar una operación de respuesta a nivel local, frente a la confirmación de un brote de fiebre aftosa en alguna región del país, aplicando el Plan de Contingencias.

Durante la actividad, el Dr. Felipe Bravo realizó una charla en la que destacó la importancia de los médicos veterinarios de ejercicio libre en una emergencia sanitaria, y cómo articular ese trabajo en conjunto con representantes de los organismos públicos, poniendo como ejemplo la experiencia de la Comisión Permanente de Respuesta a Desastres de COLMEVET.  Además, los representantes de COLMEVET participaron como observadores de la actividad, teniendo la misión de valorar y evaluar de manera objetiva los aspectos logísticos, de infraestructura y metodológicos presentados en el simulacro.

Los asistentes coincidieron en que se trató de una actividad necesaria y provechosa para los funcionarios del SAG, sobre todo para quienes no habían tenido la oportunidad de enfrentar una emergencia sanitaria. Es importante destacar que, en la actividad, además de los funcionarios del SAG, participaron representantes de la empresa privada, como el Gerente General de la Asociación Gremial de Plantas Faenadoras Frigoríficas de Carnes de Chile (FAENACAR), Gerente de la Asociación Gremial de Productores de Cerdos de Chile (ASPROCER), observadores internacionales y miembros del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa (PANAFTOSA), con quienes se trabajó estrechamente, además de generar redes de colaboración a futuro.

Finalizado el simulacro, el Dr. Bravo reconoció estar “muy agradecido por el espacio que nos otorgó el SAG en esta actividad. Sabemos que era una instancia muy relevante para el servicio, ya que congregaba a más de 250 funcionarios de todo el país, en su mayoría médicos veterinarios.   Por lo tanto, esta vitrina a nuestra para nuestra institución es un reconocimiento que valoramos mucho y que nos invita a seguir trabajando colaborativamente. La instancia, además, nos permitió conversar sobre otros espacios de trabajo que podemos abordar interinstitucionalmente, reforzando la obligación que, a nuestro juicio, debe tener COLMEVET con los servicios públicos.   Finalmente, el espacio nos permitió interactuar y dialogar con importantes representantes de la industria privada, como FAENACAR y ASPROCER, sobre todo en torno a los desafíos de sustentabilidad, donde los médicos veterinarios estamos llamados a tomar un rol protagónico”. 

Por su parte, la Dra. Di Pillo señaló que “Chile es un país libre de Fiebre Aftosa y de otras enfermedades prioritarias, donde los últimos casos de fiebre aftosa fueron en la década de los 80, esto significa que gran parte de los médicos veterinarios que están ejerciendo en la actualidad, nunca han visto un caso de esta enfermedad, por lo que la capacitación, tanto de funcionarios del SAG como de médicos veterinarios de ejercicio libre, es fundamental. Esta actividad preparada por el SAG es sumamente enriquecedora para todos, donde además de generar las capacidades para enfrentar una emergencia de este nivel, permite detectar brechas actuales en los planes de contingencia y oportunidades de mejora”.